Talagantino Joaquín Niemann debuta a lo grande en el Golf Mundial

Con apenas 19 años, el golfista nacional oriundo de la comuna de Talagante, superó la mejor actuación histórica de un golfista chileno en un PGA, principal circuito de golf norteamericano, ubicándose sexto en el Valero Texas Open.

jniemannNo hay duda de que Joaquín Niemann es un fuera de serie. Está llamado a ser la gran figura del golf nacional y en su primer torneo como profesional, el Valero Texas Open, del PGA Tour, el máximo circuito mundial, el chileno cerró con una brillante performance su participación en el certamen. Se ubicó sexto, con 276 golpes (-12).

La actuación de Niemann no sólo se constituye en la mejor personal, sino que significa la mejor en la historia para el golf criollo en un PGA, superando el 22° lugar de Benjamín Alvarado en el Puerto Rico Open de 2015. El año pasado el propio Niemann también tuvo una faena destacada en el Greenbrier Classic, donde finalizó 29°. En esa época, eso sí, todavía era amateur, una condición en la que se consagró como número uno.

En la jornada de ayer domingo, el talagantino debía ratificar todo lo bueno que realizó en las jornadas anteriores, donde tuvo un paulatino ascenso: 72 golpes, el jueves; 70, el viernes; y 67, ayer. No era fácil lidiar con la presión, pero el golfista de 19 años se comportó como si fuera el más experimentado del circuito y registró la misma cantidad de impactos del sábado. Así, comenzó el día con birdies en los hoyos 5 y 6. Luego hizo bogey en el 10, pero se recuperó con un birdie en el siguiente. Otro más en el 14 lo encumbró. Sin embargo, en el 15 falló y perdió esa ventaja. Pero nuevamente la recobró en la siguiente estación y además la amplió en el 17, con otro birdie.

Su participación la cerró a lo campeón, con otro birdie, que lo consolidó como una de las grandes revelaciones del torneo. Y un augurio de que su carrera no tiene límites. De paso, recibió un cheque de US$ 223.200.

Su carrera ha sido rápida y ascendente. Pasó de imitar a su padre con palos de plástico en su casa de Talagante, a ser el número dos del mundo en la categoría aficionado. Eso si, Niemann se lo toma con tranquilidad pues sabe que aún le queda un estrecho camino por recorrer antes de llegar al profesionalismo.

Tranquilo y callado es Joaquín Niemann. Se ha presentado en torneos internacionales, ha competido contra profesionales de todo el mundo, ha ganado importantes eventos y sigue así, tranquilo y callado. Es uno más entre los golfistas, pese a que buena parte de las esperanzas de tener una nueva figura internacional recae en sus hombros.

“Yo lo tomo como una semana buena, nada más. Yo lo que quiero es el profesionalismo y todo lo que venga ahora es un entrenamiento para lo que viene. Esto no es nada a cuando uno es profesional. Mi idea es ganar la mayor cantidad de campeonatos”, señaló a la revista deportiva As.

“A mi papá lo acompañaba a jugar en el Club de Golf Las Palmas, en Talagante, donde vivíamos. A los 2 o 3 años ya le pegaba a la pelota con palos de plástico”, recuerda.

Era tanto lo que jugaba, que tuvo que dejar su colegio Trebulco de Talagante, ya que debido a los viajes y entrenamientos comenzó a tener inasistencias, cambiándose después al Athletic Study Center donde estudiaba hasta las 11 de la mañana, y luego entrenaba entre 7 y 8 horas diarias.

“Siempre practico y doy lo de mejor mí para obtener los mejores resultados. Voy pensando en el futuro y ganar todos los torneos. Sabía que si hacía un buen trabajo con mi entrenador, iba a tener buenos resultados”, comentó.

Escriba su Comentario