La Facilidad o el Facilismo

La facilidad es enemiga de la civilización, de ahí que uno de los factores fundamentales del progreso humano, sea el esfuerzo y la simpleza del desafío, y su respuesta en el trabajo. Un antiguo filosofo griego, Heráclito (530 A.C-580 A.C), decía: “las aguas estancadas se descomponen”.

sebastian liraEs así, como el agua, tan escasa, debido al cambio climático, que preocupa enormemente, como le consta al presidente Obama, después del informe Nasa, sobre los deshielos polares. Es una cruda realidad. Nuestra cultura occidental, paulatinamente, también se estanca y descompone.

El agua la necesitamos para nuestra limpieza personal, lavar nuestra ropa, regar las plantas y plantaciones, y otros menesteres, en fin, pero lo que más inquieta, es la facilidad con que nos invade el nuevo siglo, la famosa globalización tecnológica. Los PC, celulares, notebooks, mp3, mp4, y varias otras tecnologías, nos alejan, aún más, de nuestras raíces humanas. Un niño de tan solo cinco años, por ejemplo, domina casi perfectamente, toda esa tecnología digital, y lo preocupante es que puede estar horas frente al televisor, o a un juego computacional comiendo papas fritas, golosinas y gaseosas, sin saber que a los quince años tendrá un metabolismo muy retrasado, lo que le provocará, sin duda, grandes desajustes psicológicos, probablemente con tendencia a la obesidad juvenil, debido, muchas veces, a la pereza y ociosidad, (a menos que sus padres lo motiven a hacer algún deporte, tan simple como el arte de caminar, la bicicleta, el fútbol etc.)

Es el camino de lo fácil o facilismo, lo que es más preocupante, por ejemplo: usar el control remoto y no pararse un par de metros para cambiar el canal o la música que se esta viendo o escuchando. Cuidado con la tecnología fácil, que nos puede llevar a la destrucción.

Cuidado con el Internet, con sus cualidades, defectos y perturbaciones. Recomendamos, modestamente a los padres y madres volver a los cuentos infantiles, para los pequeños, y un libro sencillo para los quinceañeros, sin despreciar “lo fácil” cuando sea su momento, como herramienta, no y no como un fin.

“Chile es una tierra abundante, en pastos y cementeras y para darse todo género de ganado y plantas, que se pueden plantar y mucho. Hay bastante y linda madera para hacer casas, infinidad de otra leña para el servicio “dellas”, hay agua, y hierbas para los ganados que parece que Dios los crió para tener todo a mano”.
(Carta de Pedro de Valdivia a su Emperador Carlos V, en el año, 1545).

Sebastián Lira C
Licenciado en Música
El Monte

Escriba su Comentario